Martes 25 de Julio de 2017

¿LLEGARÁN LOS MC DONALD’S A CUBA?

Ene 5th, 2015 | By | Category: Internacional

Las medidas anunciadas por el presidente Barack Obama para normalizar las relaciones diplomáticas con Cuba abren nuevas facilidades para las operaciones comerciales y financieras entre ambos países, pero la avalancha de corporaciones estadounidenses hacia la isla tendrá que esperar todavía un largo rato.

¿Podrán verse en La Habana establecimientos de McDonald’s y Burger King como sucedió en la ex Unión Soviética del deshielo? ¿Cuánto demorarán las cadenas hoteleras Marriot o Best Western en posicionarse junto a Sol Meliá en Cuba? ¿Llegará el día en que los cubanos acudan a un Home Depot para adquirir materiales de construcción para reparar sus viviendas?

Estas son las preguntas frecuentes que se escuchan a ambos lados del Estrecho de la Florida, pero los expertos consideran que el entusiasmo generado por el anuncio de la Casa Blanca hay que moderarlo.

Aunque los vientos soplan a favor de la superación de barreras legales para impulsar el restablecimiento de una nueva era en las relaciones comerciales, aún las restricciones del embargo pesan demasiado y el giro de política concebido por la Casa Blanca parece enrumbado a un proceso de transformaciones graduales.

“El anuncio del presidente Obama es enorme, pero los resultados pudieran ser pequeños”, dijo a Yahoo! Noticias John Kavulich, analista principal del Consejo Económico y Comercial EEUU-Cuba (USCTEC, por sus siglas en inglés), con sede en Nueva York. “El embargo es aún el gran escollo para la presencia de compañías estadounidenses dentro de Cuba”.El edificio de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana. (AP/Desmond Boylan)

Kavulich dice que luego de conocerse el cambio de política hacia Cuba, el pasado 17 de diciembre,  el USTEC ha recibido una ola de solicitudes de empresas y hombres de negocios, interesados en explorar las oportunidades comerciales con la isla.

“Pero para ser realistas, no podemos olvidar que lo que haga Estados Unidos es solo el 50 % de lo que se podrá lograr”, agregó el analista. “La otra mitad dependerá de la voluntad del gobierno cubano, que no parece muy dispuesto a abrirse a las relaciones comerciales directas entre sus cuentapropistas y las empresas extranjeras”.

Proceso gradual

El economista Emilio Morales, presidente de Havana Consulting Group, coincide en que el restablecimiento pleno de las relaciones diplomáticas entre ambos países es solo el comienzo de un proceso para pavimentar la futura presencia de inversionistas estadounidenses en el país.

“Una vez consumada oficialmente la relación se debe crear un marco jurídico entre ambos gobiernos para sus relaciones comerciales, que estarán condicionadas siempre al levantamiento del embargo”, dijo Morales.

No obstante, Morales cree que la decisión de la Casa Blanca da luz verde al sector financiero, posibilitando un canal directo para transacciones entre bancos de ambos países. A la vez, expande los beneficios que reciben agencias de viajes y  empresas autorizadas a los envíos de remesas, compañías de telecomunicaciones, firmas agrícolas y  del sector de la salud autorizadas para vender sus productos a Cuba, y  navieras que transportan carga a la isla.

La iniciativa de Obama abarca un amplio espectro de pasos en cuanto a las operaciones financieras, el comercio, las remesas y las telecomunicaciones, entre ellas:

•    Los expedidores en EEUU de remesas de donativos para actividades de respaldo a empresas privadas en Cuba ya no requerirán de una licencia específica para operar.

•    Se ampliarán las ventas y exportaciones comerciales de ciertos bienes y servicios desde Estados Unidos, con el fin de empoderar al naciente sector privado cubano. Estas incluyen materiales de construcción, bienes para el uso del sector privado de empresarios cubanos y equipo agrícola para los pequeños agricultores.

•    Se permitirá que las instituciones de EE. UU. abran cuentas  en instituciones financieras cubanas para facilitar el procesamiento de transacciones autorizadas.

•    Se revisará la definición reglamentaria del término legal “efectivo por adelantado”, que se requería para la venta de productos, lo que proporcionará una financiación más eficiente del comercio autorizado con Cuba.

•    Se permitirá que las embarcaciones extranjeras entren a Estados Unidos después de participar en cierto comercio humanitario con Cuba.

•    Se permitirá que los proveedores de telecomunicaciones establezcan los mecanismos necesarios en Cuba, incluida la infraestructura, para proporcionar telecomunicaciones comerciales y servicios de internet.

Herida mortal al embargo

Para el empresario Carlos Saladrigas, presidente del Cuba Study Group, estas decisiones son “una herida mortal al embargo”.

Por lo pronto, los beneficios inmediatos parecen más palpables para la industria agrícola estadounidense, y los negocios de  viajes y remesas a la isla.

Las ventas de alimentos de Estados Unidos a Cuba fueron autorizadas por la La Ley de Reforma de Sanciones al Comercio y Ampliación de la Exportación del 2000. Desde entonces el monto total de las operaciones asciende a $4,689 millones de dólares, a pesar de los altibajos provocados por las restricciones del Departamento del Tesoro.

El pasado año las compras cubanas de productos agrícolas apenas alcanzaron los $348.7 millones, pero hubo un incremento notable en las exportaciones de medicinas y equipos médicos de Estados Unidos a Cuba por $2.18 millones.Pero las urgencias de Cuba para garantizar la canasta familiar y otros abastecimientos internos siguen latentes, en medio de una producción agrícola y manufacturera que no logra los niveles esperados. Para el 2015 el gobierno cubano prevé un gasto de $2,194 millones de dólares en la importación de alimentos y el mercado estadounidense podría resultar providencial al calor del nuevo giro de las relaciones bilaterales.

Un carretillero vende frutas y vegetales en una calle de La Habana. (EFE/Alejandro Ernesto)Un carretillero vende frutas y vegetales en una calle de La Habana. (EFE/Alejandro Ernesto)

El Secretario de Agricultura, Tom Vilsack, no lo perdió de vista.

“El anuncio de hoy amplía oportunidades a los agricultores y ganaderos estadounidenses para hacer negocios en Cuba”, dijo Visack en un comunicado emitido tras el discurso de Obama. “Se eliminan barreras técnicas entre las empresas estadounidenses y cubanas y crean una oportunidad más eficiente, menos onerosa para Cuba a la hora de comprar productos agrícolas estadounidenses”.

Kavulich opinó que en los próximos meses podría producirse un incremento de los grupos de cabildeo en el Congreso para el levantamiento del embargo.

“A pesar de que el presidente enfrentará un Congreso con mayoría republicana, los intereses agrícolas no tienen partido y son poderosos”, dijo el analista.

En cuanto a los viajes y remesas, las compuertas quedan abiertas para el envío de los ciudadanos estadounidenses de hasta $2,000 a personas con las que no tengan vínculo familiar. Las remesas familiares son ilimitadas desde el 2009. También las visitas de intercambio cultural y educativo no requerirán de licencias específicas, lo que pudiera representar un aumento de hasta 100 mil viajes anuales.

Desde mediados de este año, el gobierno cubano implementó una nueva Ley de la Inversión Extranjera, con la que aspira a atraer unos $2,500 millones anuales para reanimar su alicaída economía. Aunque los ciudadanos estadounidenses están impedidos de intervenir por el embargo, la legislación no excluye a cubanos residentes en el exterior.

Saladrigas, quien ha liderado los esfuerzos para que Washington que permita empoderar a empresarios privados en la isla, considera que el cambio de política es también un reto para la comunidad de Miami.

“Ante una Cuba que se abre a la inversión, ¿nos vamos a quedar los cubanoamericanos con los brazos cruzadas? Si se me permite un símil, Obama ha electrificado el tomacorriente, ahora lo que queda es si podemos conectar el cable”, opinó el empresario.

 

 

Leave a Comment