Viernes 23 de Junio de 2017

La Peronizacion del Gabinete de Sez

Ago 7th, 2013 | By | Category: Destacados, Local
Escribe: Carlos Palomares

La designación del Sr. Raúl Respighi en la Secretaría de Prensa del municipio capillense, confirma (por lo menos hasta este instante), el giro “peronista” que ha tomado, al parecer de forma definitiva, el Intendente Gustavo Sez, ante el fracaso de miembros radicales, los cuales, uno tras otro, fueron abandonando el barco.

Catalogar de “fracaso”, parecería, en primera instancia, un adjetivo duro, pero es la realidad quien así lo señala, ya que nadie hace cambios en un equipo si este funciona bien, o por lo menos, funciona como tal.

Ahora bien, veamos porqué está ocurriendo esta “peronización”.

En primer lugar, la fragmentación entre el Cuerpo de Concejales UCR, más el Tribunal de Cuentas UCR, más una parte del Partido Radical, más la Juventud Radical (aquí un pequeño aparte, la J. R. está haciendo campaña efectiva por Carolina Scotto), todos ellos, en mayor o menor medida van por un carril y el Intendente va por el mismo, pero en sentido contrario, con lo cual la colisión es inevitable, además de vigente y cotidiana.

Quizás otra de las razones sea el manejo despótico e intolerante que imprime Sez a su conducción. Esto es admitido por cualquier miembro  del municipio, sin importar cargos o funciones, la coincidencia del manejo tiránico es unánime. Claro que estas afirmaciones solo son susurradas en herméticas catacumbas próximas a Erks.

Los enfrentamientos entre radicales, además de quitar homogeneidad al gobierno, debilitan su accionar, defraudan al electorado que ve, con gran desilusión, que los famosos “equipos de gobierno” vanidosamente proclamados en la campaña electoral, ya no existen o, mucho peor aún, nunca existieron.

Si bien las conducciones en todos los gobiernos de nuestro país son personalistas, ya sean nacionales, provinciales o municipales, existen formas y métodos con los cuales un gobernante puede contrarrestar o equilibrar esto; la manera inequívoca es tender a la Democracia Participativa, tantas veces declamada y nunca puesta en práctica.

Los porqué el Intendente Sez cae en las prácticas de soberbia altanera, pueden ser varios. Pero tal vez el más evidente sea el hecho de intentar dotar a su gobierno de un halo de ejecutividad y acción permanente. Pero el autoritarismo no tiene poder de convicción, solo de sumisión o abandono. Quienes no están de acuerdo y no tienen otra salida, agachan la cabeza y dicen a todo que sí. Quienes tienen otra salida, levantan la cabeza y se van.

Gustavo Sez aún tiene tiempo de reconsiderar su actitud; quedan dos años de gobierno. Si esta “peronización” le es útil y la consideró necesaria, debe respaldarse en estos nuevos miembros de su equipo, pero con la consigna de trabajar en conjunto, consensuando decisiones y objetivos, con la mira puesta en iniciar un nuevo y fructífero romance con sus concejales, con el radicalismo en general y la juventud en particular y, fundamentalmente, con la comunidad.

Leave a Comment