Lunes 24 de Julio de 2017

La actividad económica se derrumbó y Prat Gay lo atribuyó a las lluvias

Jun 1st, 2016 | By | Category: Nacional

El Indec informó que la actividad en abril cayó 6,7%. La insólita interpretación de Hacienda.333333333

La economía se derrumbó en abril, según confirmaron los distintos indicadores que hoy difundió el Indec. La actividad industrial bajó 6,7% respecto a igual mes del año anterior, confirmó el Estimador Mensual Industrial (EMI) del organismo. Así acumuló una merma del 2,4% en el primer cuatrimestre del año. Además, el Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción (ISAC) mostró una caída del 24,1% respecto de igual mes de 2015; por lo que en lo que va del año se registró una merma del 10,3%.

Los datos oficiales resultaron bastante más desalentadores incluso que los informados por el Indice General de Actividad (IGA) elaborado por la consultora Orlando Ferreres y Asociados. Este indicador cobró relevancia los últimos años por la desconfianza en los números que difundía el kirchnerismo. Para Ferreres, la economía evidenció una merma de 4,9% anual en el mes de abril, acumulando de esta manera un descenso de 1,2% anual al cierre del primer cuatrimestre del año en comparación con 2015. Respecto a marzo, la medición desestacionalizada registró para abril una caída de 1,6%.

Como abriendo el paraguas, el ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, envió hoy un comunicado a la prensa con una curiosa interpretación de los datos del Indec. El documento titulado: “Continúa la trayectoria dispar de la economía”, apela a la lluvia como argumento central a la hora de explicar la magnitud de la recesión: “La interpretación de los números de Abril debe incorporar la ocurrencia de factores climáticos extraordinarios que se sucedieron durante ese mes. Por ejemplo, en la Ciudad de Buenos Aires, de los 30 días del mes llovió 18 días, siendo que en abril del año pasado llovió tan sólo 6 días”, sostiene el informe.

“Bajo esta lupa deber leerse la caída del 24,1% del ISAC”, continúa el reporte y afirma que el Indec no “corrigió” estos datos contemplando los días de lluvia, por la emergencia estadística. “La corrección suaviza significativamente la disminución interanual del ISAC publicada”, matiza Hacienda.

“La interpretación de los números de Abril debe incorporar la ocurrencia de factores climáticos extraordinarios que se sucedieron durante ese mes. En la Ciudad de Buenos Aires, de los 30 días del mes llovió 18 días”, se lee en el informe.

“A partir de estas consideraciones se percibe que la actividad industrial en abril presenta un estancamiento, continuidad del que se observa desde mediados de 2015, aunque sin la caída que sugiere una primera lectura de las variaciones publicadas sin estos ajustes. De hecho, como destaca el informe del Indec, para las variaciones acumuladas del primer cuatrimestre, de los doce bloques sectoriales del EMI, seis registran subas (industria textil, productos de caucho y plástico, edición e impresión, papel y cartón, y sustancias y productos químicos, y alimentos), y otros seis muestran caídas (metálicas básicas, automotriz, metalmecánica, refinación de petróleo, minerales no metálicos y tabaco), lo cual describe una trayectoria dispar de la actividad de los distintos sectores industriales”, concluye el comunicado.

La visión de Ferreres

Con algo más de seriedad, Orlando Ferreres señaló que la baja en la actividad económica en el primer cuatrimestre del año “se explica por la profundización de la contracción en algunos sectores que venían mostrando un pobre desempeño desde comienzos de año”.

Para explicar la contracción del sector financiero a un ritmo anual de 6,5% en el mes de abril, Ferreres esgrimió que se debió a la política monetaria más restrictiva instrumentada por las autoridades del BCRA. En términos acumulados, la intermediación financiera muestra una merma de 2,3% anual.

Para Ferreres, el factor climático repercutió en menores niveles de producción agrícola, que “se vieron exacerbados por una cosecha gruesa menor a la esperada (afectada por inusuales lluvias)”. Pero la caída en la construcción la explicó principalmente por una baja temporal en la obra pública.

Adicionalmente, apuntó al impacto de la caída de la capacidad de compra para describir el impacto de la baja del consumo sobre el comercio.

Sin embargo, el retroceso observado también es consecuencia de que algunos determinantes que operaron positivamente en el primer trimestre han desaparecido, explicó. El caso más evidente para referir este último factor es la industria alimentaria, que se vio favorecida por una inusual disponibilidad de granos en el período enero-marzo.

En este sentido, Ferreres anticipa un tercer trimestre con indicadores mixtos y un repunte recién en el último trimestre del año por recomposición de la demanda, de la obra pública y del sector agrícola.

En cuando al comercio, el IGA dio cuenta de una caída de la actividad de 4,3% interanual en abril. En particular, este desempeño es producto de la evolución experimentada por la rama minorista, que cedió 6,3% en el cuarto mes del año, señala el informe y agrega que de esta manera el comercio agregado finaliza el primer cuatrimestre con una merma de 0,8% en comparación con igual período de 2015.

Leave a Comment