Martes 25 de Julio de 2017

HISTORIAS OCULTAS: LA PAPISA JUANA

Dic 30th, 2014 | By | Category: Interés General
La presencia, en un momento de la historia, de una mujer que llegó a desempeñar el cargo de Papa, conmovió durante muchos siglos.
La Iglesia, como es habitual, trató de ocultar o “Desaparecer” algo que podia empañar sus intereses, calificándolo como Falsedad, Mito o Leyenda.
Joannes_septimus
La realidad es que en una fecha no muy segura (A raíz de la cantidad de maniobras de confusion generadas), apareció una Papisa Juana.
De todas maneras, se han podido determinar dos fechas para el transcurso de dicho Papado, como probablemente ciertas.
Una la ubica ejerciendo entre los años 855 y 857, como Benedicto III.
La otra, entre 872 y 882, como Juan VIII.
De todas maneras, quedan pruebas como la creación del sillón de Porfido (?), implementado en la época de Inocencio IV.
Dicho sillón de Porfido, era una silla con una abertura circular en su centro, utilizado para palpar los genitales de los Cardenales, para asegurar que sean hombres.
Una vez sentado allí el Cardenal, el encargado de la comprobación, deslizaba su mano bajo él, constatando que cayeran libres sus testículos.
Al ser todos los Cardenales hombres, seguramente el Papa que surgiera de entre ellos, lo sería.
La presencia de la Papisa Juana es la historia de una mujer que llegó a ejercer el Papado, ocultando su condición femenina.
Cuenta la tradición, que Juana era hija de un clérigo ingles. Al ser beneficiado uno de sus hermanos, llamado Juan, con una beca para hacer estudios, lo reemplaza ocultando su condición de mujer.
Recordemos que en esa época, y hasta el siglo XIX, las mujeres no podían estudiar, ni siquiera aprender a leer. Se consideraba que las mujeres eran incapaces de aprender, y hasta indignas de ello.
Comienza a estudiar y a desempeñarse como Copista, adquiriendo el nombre de Johannes Anglicus (Juan el Inglés).
Así, Juana pudo viajar con frecuencia de monasterio en monasterio y conocer muchos lugares y personajes de la época.
Visita las mejores bibliotecas del mundo conocido de entonces, y termina por regresar a Roma, donde continúa descollando en sus actividades.
Llega a convertirse en secretario privado del Papa León IV, hasta el fallecimiento de éste en Julio del 855.
Rápidamente consigue ser elegida Papa, después de una débil Resistencia por parte de otros candidatos.
Su Papado transcurre sin demasiados cambios, hasta que en el 857, encabezando una Procesión por las calles de Roma, es protagonista de un espectáculo que paraliza a la multitud que la acompaña.
La muchedumbre ve que el “Papa”, comienza a trastabillar y cae en medio de desgarradores gritos de dolor.
Para confusion de todos, se ve como desde bajo su hábito, comienza a manar gran cantidad de sangre. Corren varios monjes en su ayuda, cuando ante el horror de todos, ven aparecer un bebé recién nacido.
Woodcut_illustration_of_Pope_Joan_-_Penn_Provenance_Project
Aquí aparecen versiones distintas, respecto a lo que sucedió.
Una dice que Juana fué apedreada por la enfurecidad multitud. Otra dice que murió en el parto. Una tercera dice que fué atada a la cola de un caballo, y arrastrada por las calles de Roma, hasta su muerte. Hay aún otra version más, que asegura que Juana huyó con su bebé, y vivió muchos años.
La cuestión es que, a pesar de decir la Iglesia que esta historia es inventada, desde ese entonces, cambiaron el trayecto de las Procesiones.
En varias oportunidades, la Iglesia se refirió a la Papisa, desmintiendo su existencia. De todas maneras, aceptó su veracidad, por lo menos hasta el siglo XVI.
Hubo versiones por muchos años y en 1562 el agustino Onofrio Panvinio publicó la primera refutación, mientras que los protestantes luteranos se unieron a sus dichos en el siglo XVII.
No es incluido este papa en ninguna de las listas de los pontífices, por su sexo femenino y por ser finalmente negada su existencia.
Una historia mas, que la Iglesia ocultó a sus seguidores, y al mundo en general.

Leave a Comment