Miercoles 20 de Septiembre de 2017

Ernesto Martínez: Contra los negociados del delasotismo y del kirchnerismo

Ago 5th, 2013 | By | Category: Provincial

El actual diputado nacional juecista pugna por renovar su banca y, en nombre del bien común, toma distancia de lo que considera peleas y acuerdos oportunistas de las administraciones provincial y nacional.

A Ernesto Martínez le ha tocado bailar con la más fea; es decir, conseguir votos para una fuerza política que no pudo tener a su principal referente, Luis Juez, como candidato en este turno electoral. Sin embargo, Martínez asegura que su postulación es parte del proceso de organización del Frente Cívico en Córdoba, que a nivel nacional tiene como referente al socialista Hermes Binner, un hombre que asegura seriedad e independencia, un perfil que Martínez quiere para el juecismo.

-¿Por qué cree usted que lo tendrían que votar los cordobeses?

-Porque tenemos una propuesta seria y convicciones políticas claras que hemos puesto de manifiesto en nuestro mandato en el Congreso. Defendemos a los cordobeses de los negociados y los oportunismos del delasotismo y el kirchnerismo. Propiciamos convertir en ley nacional la llamada Asignación Universal por Hijo, para fijar un parámetro objetivo de actualización que evite la discrecionalidad para elevarla y que se diluya por la inflación. También proponemos fijar y respetar el 82 por ciento móvil para los jubilados nacionales; es una bandera innegociable del Frente Progresista.

Como integrante de la Comisión de Previsión Social de Diputados obtuvimos despacho favorable, se aprobó en ambas Cámaras pero fue vetado por la Presidenta. Para el llamado incentivo docente, de origen nacional, proponemos blanquearlo para integrar el cómputo del haber jubilatorio. Además propiciamos la supresión de los fondos reservados para supuesta inteligencia de las fuerzas de seguridad y la reglamentación de la publicidad oficial, diferenciándola de la propaganda política inútil. Son millones y millones de pesos que podrían derivarse a la promoción del empleo y la educación, atendiendo a la franja de más de un millón de jóvenes que ni estudian ni trabajan, generando una frustración generalizada, que nadie con sensibilidad social puede admitir. Además hay que liberar las fuerzas productivas del ahogo tributario para generar más empleo en blanco, fuente de dignidad personal y social.

-En ocasiones, desde la misma oposición le han cuestionado al juecismo apoyar proyectos del kirchnerismo. ¿Está en contra o a favor de una eventual reforma constitucional?

-En el Frente Cívico tenemos convicciones. Lo que nos parece que es positivo y hace al bien de la Nación lo apoyamos. Lo que nos parece que es perjudicial, no. Con los intentos del kirchnerismo en pos de una reforma constitucional nuestra posición en contra fue tajante, y la intransigencia se plasmó en un documento firmado por un número de diputados y senadores suficiente como para impedir que se obtengan los dos tercios necesarios para declarar la necesidad de la reforma. El Frente Cívico de Córdoba fue cabeza en la obtención de ese compromiso. Cerrando la puerta a una reforma constitucional, se obstruye cualquier atisbo de incluir la re-reelección presidencial.

-¿Y cuál es su postura acerca del proyecto k de instalar un tribunal constitucional?

-No están dadas las circunstancias para debatir la conveniencia de establecer un tribunal constitucional porque, precisamente, no se puede abrir la puerta de la reforma de la Carta Magna. En las condiciones actuales la instalación de un tribunal constitucional, que requiere la reforma de la Constitución, sólo procuraría vaciar de competencias a la Corte Suprema e integrar un tribunal que resuelva sobre leyes de trascendencia institucional, entre otras las que reglamentan la libertad de expresión, con magistrados afines. En el debate parlamentario calificamos a la reforma judicial de masacre institucional.

-El Impuesto a las Ganancias a los trabajadores en relación de dependencia se ha convertido en uno de los principales temas de campaña. ¿Qué opina usted al respecto?

-El trabajo personal en relación de dependencia jamás puede ser objeto de detracción fiscal a título de Impuesto a las Ganancias. Hay que eliminarlo. No nos conformamos ni siquiera con el cambio de bases imponibles para que sólo afecte a los salarios altos, pues el concepto envenenado se mantiene y cualquier Gobierno puede apelar a una imposición sustancialmente injusta. Fue una bandera del Frente Cívico hoy copiada por el resto de las fuerzas en campaña.

-Eso le quitaría recursos multimillonarios al Estado nacional…

-Debe gravarse el uso especulativo del dinero, precisando bien el concepto de renta financiera, por montos y plazos. Un jubilado con un pequeño plazo fijo no debe pagar impuestos. El dinero dirigido a bonos, bolsas, cobros a futuro o similares de valor significativo, debe ser gravado, pues significa ganancia sin producción ni riesgo. Entre impuestos nacionales y provinciales, la producción agropecuaria está gravada en un 70 por ciento de su producido. Esta realidad importa el ahogo de la fuerza productiva más importante, que debe ser liberada, en el marco de un programa de gobierno que combine el buen uso social de los recursos fiscales con la promoción del agro llevando las retenciones a la mínima expresión. Es inaceptable el descuento de retenciones y el pago de impuestos con escalas como si estuviéramos en Suecia a cambio de servicios ínfimos, equivalentes a los de países sin exportaciones agropecuarias.

-¿De manera solucionaría los problemas que tiene la Provincia en razón de su enfrentamiento con el Gobierno nacional? ¿Apoya, usted, el reclamo provincial de lo que la Nación retiene de la coparticipación?

-A mediados de 2012, el bloque de diputados nacionales del Frente Cívico, en absoluta soledad, presentó el proyecto de ley derogando la retención del 15 por ciento, que aseguraba la subsistencia del llamado sistema previsional residual, luego de la implantación de las AFJP. Como para entonces De la Sota pensaba en la posibilidad de un arreglo con el Gobierno Nacional, no acompañó el proyecto. Hoy presenta el reclamo ante la Corte, cuatro años después que Santa Fe. A pesar de eso, hoy nosotros apoyamos ese reclamo porque se trata de defender a los cordobeses, aun dentro de un crudo oportunismo político del oficialismo provincial. Las injusticias fiscales entre Nación y Provincias deben equilibrarse mediante leyes específicas, pues no es posible arribar al acuerdo general de una nueva Ley de Coparticipación Federal de Impuestos, dado que todas las provincias deben propiciarlo y, en tal caso, las jurisdicciones menores se verían desfavorecidas y nunca promoverán la ley, pues hoy reciben más que las provincias grandes.

-¿Cómo zafar de esa encerrona?

-Así como en un momento funcionó el fondo de reparación histórica del conurbano bonaerense, mediante ley especial, de igual modo deben sancionarse leyes que reparen la injusticia económica que hoy le toca pagar a Córdoba.

-La disputa Nación-Provincia afecta también otras cuestiones más cercanas a los ciudadanos, por ejemplo la crisis energética, la complicada situación de la Epec por el endeudamiento que le significó la Central Pilar. ¿Qué propone?

-La Nación debe tomar a su cargo, asumiendo la deuda con Anses, el pago de la Central Pilar, compensando en parte la deuda que mantiene con la Caja de Jubilaciones de la Provincia. En el resto del país, la generación de energía está a cargo de la Nación. Una locura de De la Sota y de Schiaretti llevó a construir la Central Pilar del Bicentenario con un crédito del Anses. Este horror administrativo firmado y avalado por el delasotismo ya se concretó; ahora debe lograrse que la Nación tome a su cargo el pago de la deuda, con lo cual no es necesario asegurar el flujo de fondos, sino concretar los arreglos contables pertinentes, sin compromiso para Córdoba.

-¿Reclama, en su propuesta, alguna obra pública que crea indispensable para Córdoba?

-Creo que es una prioridad lograr que la Nación convierta la ruta nacional 7, en el tramo cordobés, desde el límite con Buenos Aires hasta el límite con San Luis, en una autovía. Se trata de uno de los corredores más importantes hacia la salida al Pacífico, que permitiría unir en cinco horas Buenos Aires con Río Cuarto. Eso se podría lograr con un fondeo producto de ley específica en nombre de un justo federalismo fiscal.

Leave a Comment