Martes 25 de Julio de 2017

EL CANDIDATO RADICAL A GOBERNADOR DE CHUBUT FUE FUNCIONARIO DE LA ÚLTIMA DICTADURA MILITAR

Mar 22nd, 2015 | By | Category: Archivo

El candidato a gobernador del Chubut por la Unión Cívica Radical, Carlos Lorenzo, fue funcionario del autodenominado “Proceso de Reorganización Nacional” en tiempos que era interventor de facto del Poder Ejecutivo en esta provincia el contraalmirante Niceto Echauri Ayerra y a nivel nacional Leopoldo Fortunato Galtieri.

descarga

El dato fue aportado por el ex diputado nacional por el radicalismo chubutense, Rafael Cambareri, quien recordó que “a Carlos Lorenzo lo conocí cuando fuimos a ver a Niceto Echauri Ayerra, el gobernador de facto de entonces, para pedirle que convoque a elecciones”.

Por aquello años, Rafael Cambareri formaba parte de la multipardidaria y en ese contexto memoró que “Lorenzo era el que atendía en casa de gobierno, en su condición de director de ceremonial de la provincia y parecía ser muy diligente porque se mantuvo en ese cargo hasta que terminó el proceso y luego siguió”.

Ayer, Carlos Lorenzo fue ungido como pre candidato a gobernador por la convención del radicalismo del Chubut que se reunió en la localidad de Paso de Indios para analizar las candidaturas, la estrategia electoral y también el acuerdo con el PRO, alineando a esta provincia con lo resuelto recientemente por la convención nacional que se hizo hace una semana en Gualeguaychú.

El líder del encuentro radical que nominó a Lorenzo fue el senador Mario Jorge Cimadevilla, integrante del Consejo de la Magistratura, quien ayer terminó su mandado como presidente del radicalismo y dejó ese cargo en manos de Raúl Barneche, integrante de su misma línea interna.

En la información guardada en los archivos generales del gobierno chubutense consta que Carlos Lorenzo fue nombrado por el decreto 1462, firmado entonces por el contraalmirante Ayerra y el ministro de gobierno, educación y justicia, Ramón Antonio Monje.

Cuando Télam intentó confirmar el aporte a la memoria que hizo el ex diputado Rafael Cambareri, se encontró con algunas dificultades porque su nombre no aparece en el cuerpo del decreto que habla de “el anexo 1 que forma parte de la presente”.

En efecto, en esa documentación complementaria aparece nombrado Carlos Lorenzo como Director de Ceremonial, dependiente de la dirección de relaciones públicas con Cargo Jerárquico I.

“Ahora cualquier nombre se coloca en la computadora y se sabe su paso por casa de gobierno pero no siempre es así para repasar la historia, porque algunos datos directamente se borraron o se disimulan en el número del decreto sin personalizarlo” explicaron desde la oficina de derechos humanos que dirige Silvia Asaro.

El ex diputado nacional y ex intendente de Trelew por la Unión Cívica Radical, Gustavo Di Benedetto, al ser consultado por Télam dijo que “no voy a abrir juicio de valor sobre su paso por la función pública durante el proceso militar, eso lo deberá evaluar cada uno, pero queda claro que todos nos tenemos que hacer cargo de nuestro dossier”.

Di Benedetto recordó que “Lorenzo fue un hombre del proceso y no me explico cómo continuó como director de ceremonial durante el gobierno democrático del correligionario Atilio Oscar Viglione, quizá por la virtud que se le conoció después, de ser muy hábil para ganarse en confianza o meterse debajo del ala, como se dice popularmente”.

En los albores de la democracia, Di Benedetto era secretario provincial de la Juventud Radical y admite que varios que habían tenido vinculación con el proceso militar permanecieron durante los primeros años del gobierno democrático.

“Sabemos que se hicieron reuniones en casa de gobierno donde se nos llegó a tildar de montoneros radicales, una cosa muy extraña que hoy recordamos con cierta gracia pero en aquella oportunidad era como mandarnos los Falcon verde” recuerda Di Benedetto.

Oscar Roberto Alarcón, director de ceremonial del Chubut entre el 2004 y el 2011 considera que “el cargo es quizá el de mayor confianza que se le asigne a una persona”.

“Si Lorenzo fue director de ceremonial de los militares es porque había sobre él plena seguridad y a su vez por parte de él un pleno compromiso de confidencialidad” interpretó Alarcón.

El ex funcionario recuerda que “es tal la confianza que con mirarse con el gobernador uno ya sabe lo que está bien o lo que hay que hacer, uno se tiene que encargar de lo que come el gobernador, de lo que le gusta, de lo que no le gusta, dónde va a dormir y por supuesto accede a la intimidad de la persona porque es el principal asistente”.

Leave a Comment