Viernes 28 de Abril de 2017

CHE PIBE, NO VENGAS, NO VOTES

Jun 14th, 2015 | By | Category: Archivo, Destacados, Provincial
Muchos de los que hoy tenemos cuarenta, los que peinamos canas y nos criamos escuchando rock nacional, nos acordamos de las elecciones del 83, la vuelta a la democracia y de la canción de Raúl Porchetto “Che pibe, vení votá”, una invitación a que los más jóvenes vuelvan a recuperar la participación activa en la vida política ejerciendo el derecho al voto.
Escribe: Arq. José Bianchi Pre candidato  a intendente FPV Córdoba Podemos
bianci fpv cba
Pasaron exactamente 30 años para que en el 2013,  se sancione una ley  -la LN 26774- que amplía el derecho al voto a los y las adolescentes de 16 y 17 años. Lamentablemente ya sabemos que destino tuvo esta ley en nuestra provincia: la confluencia del poder político local y el poder judicial determinaron que nuestros jóvenes sean ciudadanos de segunda y que contrariamente a sus pares de otras provincias, en las elecciones no pueden participar.
Desde determinados grupos de poder concentrado, se esbozaron argumentos contra el voto que tienen como base el prejuicio generacional, la desconfianza hacia la capacidad de los jóvenes ciudadanos de poder reflexionar, analizar la política y elegir sus representantes. Quizás les genera miedo la posibilidad de cambio, revitalización y fuerza para sacudir las más vetustas estructuras que las nuevas generaciones siempre traen. Parece que prefieren la imagen de jóvenes acurrucados dentro de corralitos policiales a la, cada vez más frecuentes, fotografía de los jóvenes participando en la política, interpelándonos, debatiéndonos, marcándonos rumbos, construyendo sus proyectos individuales y colectivos.
Otro Derecho guardado bajo 7 llaves
La Carta Orgánica Municipal de nuestra ciudad, prevé en su Art. 124, Inciso 2 que “los argentinos mayores de 16 años con domicilio real en el Municipio y que voluntariamente se hayan empadronado” pueden participar con su voto en las elecciones Municipales.
Este Derecho, al que podría acceder el 4,5% de la población de Córdoba –que son los jóvenes de 16 y 17 años- es desconocido no solo por ellos sino por la mayoría de los votantes de la Córdoba Capital. Es un derecho que amplía la participación, que posibilita que los adolescentes adquieran un nuevo protagonismo en las decisiones de nuestra ciudad pero que duerme en la fría letra de nuestra Carta Orgánica porque no existe decisión política, o mejor dicho, existe una decisión política de no comunicarlo, promoverlo, darlo a conocer.
Yo los invito a que me digan cuantos spots municipales vieron convocando a los de 16 y 17 a empadronarse para votar, cuanto se habló o se habla de esta herramienta en las escuelas, cuantas propuestas de los candidatos a intendentes escucharon para esta población.
Como si los y  las de 16 y 17 años no conocieran los avatares de esperar un colectivo o viajar apretujados dentro de él, como si ellos no supieran la frustración de volver a su casa con la pelota de basquet picando bajito porque en la plaza del barrio no hay ni siquiera un aro para embocar, como si ellos no se sintieran preocupados por qué van a hacer cuando terminen la secundaria y tengan que salir con el clasificado bajo el brazo a buscar trabajo. Como si ellos en definitiva no fueran ciudadanos sino una sub categoría de habitantes que deben aceptar pasivamente las decisiones que otros toman por ellos agachados, calladitos y con las manos cruzadas detrás de la espalda.

Leave a Comment