Miercoles 16 de Agosto de 2017

CABEZA A CABEZA

Dic 14th, 2014 | By | Category: Fútbol

No es la primera vez que Racing y River pelean un torneo hasta último momento. Hace más de un siglo, los equipos con la rivalidad más antigua que sobrevive en el fútbol argentino, comenzaron un camino de definiciones históricas.

La definición del Torne de Transición 2014, pospuesta por la final de la Copa Sudamericana, tiene en vilo no sólo a los hinchas de los equipos involucrados, sino al resto de la afición futbolera. Este podio 1-2 entre Racing y River se dio muchísimas veces, y tuvo  sus comienzos cuando este juego era dominado por los “británicos” en Buenos Aires.

Así de viejo como es el clásico, también lo son las apasionantes definiciones que han tenido. La primera vez de estos rivales vecinos fue el 22 de abril de 1906, cuando los pibes de Racing llegaron a la segunda división, chicos que provenían de Barracas al Sud, la ciudad que estaba creciendo del otro lado del Riachuelo y pronto se la iba a renombrar como Avellaneda.

River vivía en el barrio de La Boca en aquel entonces y se empezaba a perfilar como un club con muchas ambiciones. Racing no se iba a quedar atrás y muy poco tiempo después iba a deslumbrar al ámbito futbolero. Ya como marcados rivales, River y Racing tuvieron su primera definición importante (y mano a mano) en 1908, con el partido final por el ascenso a Primera División.

Ese fue el punto de partida de la rivalidad. El encuentro en los 90 minutos terminó igualado 1 a 1. La propuesta de River, por intermedio de su capitán, fue jugar un nuevo partido en un día a convenir; la de Racing, era jugar tiempo suplementario, porque River tenía 9 hombres. Aún así el conjunto, de la Dársena Sud se impuso por 2 a 1, pero Racing  protestó el partido porque “sus hinchas festejaron los goles muy efusivamente”.

La Asociación no desestimó el pedido de los racinguistas y con una resolución polémica decidió que el encuentro se vuelva a disputar. Sin embargo, River logró el ansiado paso a primera tras golear por 7 a 0 a la futura Academia.

(Racing 1 River 1 Apertura 2001 Relato Mariano Closs, German Sosa y Victor Hugo)


Racing no tardó mucho tiempo en llegar a la máxima categoría del fútbol argentino, mostrando desde su arribo que estaban para dejar una gran marca en la historia. River había conseguido lo que todo equipo “criollo” intentaba desde que se inscribía: ganarle a Alumni. Racing fue mucho más y se quedó con el trono que dejó el equipo de los Brown, obteniendo 7 campeonatos consecutivos entre 1913 y 1919.

Pudieron haber sido 9 la cantidad de títulos en seguidilla, pero cuando (ahora sí) “La Academia” se disponía a llevarse el octavo, apareció River  y le interrumpió un record que pudo haber sido mucho mayor.

El campeonato de 1913 tenía a los equipos divididos en dos zonas, los ganadores de cada una  accedían a la final. Por la zona 2 estaba clasificado el siempre peligroso San Isidro (CASI), que esperaba al ganador del desempate de la zona 1: Racing y River terminaron igualados con 31 unidades y tuvieron que jugar un partido extra, donde los de Avellaneda vengaron aquella final de ascenso imponiéndose por 3 a 0.

Dentro de los 7 campeonatos seguidos de Racing, tuvo a River como subcampeón en 1917 y 1918. Los de la Dársena Sud todavía no habían alcanzado su título en primera y en esa era, vencer a La Academia era una cuestión casi impensada. Pero en 1920, un mal partido de Racing, que perdió ante Platense, le dio a River esos dos puntitos de oxígeno que necesitaba para conseguir ese imposible. La “Banda” (tricolores en aquel tiempo) consiguió 11 triunfos consecutivos y le ganó el campeonato a Racing, en la última fecha.

En 1921 Racing volvió a coronarse, pero con River muy lejos, 12 puntos abajo, en el segundo lugar de la tabla. Iban a pasar muchos años para que ambos conjuntos se vieran involucrados en una definición, que se dio justamente con otra excelente racha racinguista: el tricampeonato del 49 al 51.

Después de 24 años Racing volvía a dar una vuelta olímpica, cortando una racha que parecía nunca se iba a terminar. Y justamente, como en este torneo 2014, comenzó a gestar su título ganándole a su rival por 1 a 0, aquella vez en el Monumental.

Cuando la Academia iba por el tetracampeonato, en 1952, un inesperado empate ante Lanús le dejó un punto de ventaja a River, que lo iba a mantener hasta el polémico final: en la última fecha del campeonato River no podía con Newell’s, pero a los 15 minutos del segundo tiempo Eliseo Prado abrió el marcador.

Los rosarinos abandonaron la cancha tras las extensas protestas, porque aseguraban que Prado había hecho el gol en clara posición fuera de juego. Racing, con 39 puntos, esperaba la decisión del Tribunal de Penas, que prontamente decidió que River había ganado el match por 1 a 0 y se consagraba campeón, con 40 unidades.

Al famoso “equipo de José”, aquel que le diera a la vitrina racinguista todos los títulos que había en disputa, era imposible de parar. En su camino arrollador de 1966 se encontró con su viejo enemigo, que le quitó el invicto con un contundente 2 a 0. River terminó detrás de Racing, en uno de los tantos subcampeonatos que tuvieron los millonarios en esos 18 años sin glorias.

La rivalidad también se hizo internacional. El crecimiento de ambos los iba a llevar invariablemente al fútbol fuera de las fronteras. La primera primera confrontación fue en la Copa Libertadores de 1967. River intentó pero “el Racing de José” estaba destinado a hacer resurgir su historia relacionada con aquellos campeonatos de la década de 1910.

Gol de Néstor Fabbri a River (Supercopa 1988)


En la Supercopa del 88 (otro logro racinguista con 20 años de espera), La Academia volvió a dejar afuera a River en la semifinal, con un gol de Néstor Fabbri sobre la hora. “La Tota” hizo el gol del empate que depositó a Racing en la final, ya que la Academia había ganado 2 a 1 de local. También en el Monumental los de Avellaneda dejaron afuera a sus rivales en la Copa Libertadores de 1997.

Leave a Comment